lunes, 7 de mayo de 2012

Beneficios y propiedades del plátano: una fruta ideal para la salud

I. INTRODUCCION
El plátano es uno de los alimentos más imprescindibles en la dieta de todo deportista. Aunque no es ideal para adelgazar y por ello mucha gente prefiere evitarlo, lo cierto es que tiene una propiedades muy buenas para nuestro organismo. Además, porque no decirlo, con pan y chocolate está muy bueno.
El bendito plátano tiene algo clave para un deportista: permite una rápida recuperación. Al ser un hidrato de carbono, va muy bien durante y después del entrenamiento, algo que podemos ver en muchos partidos de tenis en los descansos.
Los plátanos contienen mucha fructosa, lo que hace que tengamos la cantidad de hidratos necesaria para llevar a cabo una buena temporada de entrenamientos. Lógicamente, tanto azúcar no es nada bueno si lo que queremos es adelgazar.

II.CONTENIDO:

BENEFICIO DEL PLATANO


El plátano es un alimento altamente nutritivo, dado que es una de las frutas más calóricas que existen (después del aguacate), ya que 100 gramos de plátano aportan unas 90 calorías aproximadamente.
Eso sí, aunque cuente con una gran cantidad de calorías, apenas contiene gracias (y proteínas), siendo muy rico en azúcares y en diferentes minerales, tales como el potasio, magnesio, algo de hierro y betacaroteno, y ciertamente pobre en sodio.
En lo que se refiere a las vitaminas que aporta, nos encontramos con vitaminas del grupo B, ácido fólico, vitamina C, algo de vitamina E y fibra, por lo que se trata de una fruta sumamente beneficiosa.
Precisamente por ello es una de las frutas que aportan en total tres vitaminas antioxidantes (como son la A, E y C), siendo suavemente laxante, energética, remineralizante, y un poco diurética.
El plátano también es muy rico en hidratos de carbono, constituyendo una de las mejores formas de nutrir nuestro cuerpo con energía vegetal, y dadas sus propiedades y beneficios está indicado en las dietas de los niños.
Es rico en potasio, lo que significa que el plátano ayuda a equilibrar el agua del cuerpo, ayudándolo a su vez a favorecer la eliminación de líquidos, y es ideal en caso de hipertensión o gota.
También encontramos muchos minerales en esta fruta. Quizá el más importante de todos es el potasio, pues consigue que se regulen los niveles de agua, contrarrestando el efecto retenedor de líquidos del sodio.
Las digestiones son mucho más rápidas gracias al plátano, algo que nos vendrá muy bien para evitar problemas de gastritis o acidez estomacal. Eso le convierte en un gran aliado para personas que tienen el estómago delicado, ideal para las denominadas dietas blandas.
Ya sabes, tienes muchos motivos para relacionar deporte con plátano. Aumentará tu recuperación y te sentirás mucho mejor físicamente. Por si fuera poco, también te evitará algún que otro calambre porque te ayudará a mantener el tono muscular.
El Plátano es originaria en Asía: Llegó a las costas Mediterráneas en el año 650 y a Canarias en el siglo XV. Desde Canarias llegó a América en el año 1516, donde le cambiaron en nombre a banana y se convirtió en uno de los alimentos básico de los países tropicales y caribeños. Con la variedad de los plátanos macho (se cocinan, son menos dulces y más grandes) ellos acompañan casi todos sus platos (como el arroz para los asiáticos). En cambio en Europa tomamos plátanos crudos (plátano enano), como postre. Desde Canarias empieza a comercializarse a partir de finales del siglo XIX.

El Plátano pertenece a la familia de las Musáceas, que engloban la familia de las Musa Paradisiaca o Plátano macho y la de Plátano Enano o Bananito (Musa x paradisiaca). Necesita de un clima cálido y húmedo para cultivarse perfectamente.

Los principales países productores de plátanos son los países tropicales y caribeños de Sudamérica y en muchísima menor proporción, en el sudeste asiático
Propiedades / Salud
Plátano
Variedades / Temporada
Plátano
Recetas de Plátano
Los Plátanos contienen un 75% de agua, Hidratos de Carbono, Fibra, mucha Calorías.


El Plátano contienen:
-Vitaminas: A, C y un poco de B1, B2, B6.
- Minerales: Potasio, Cloro, Magnesio, Fósforo, Azufre, Calcio, Sodio, Hierro, Cobre.
Otros: Acido Málico, Acido cítrico, Acido Oxálico, A. nicotínico, A. Pantoténico.


Tiene propiedades beneficios para:
- Diarreas, es astringente.
- Regula el transito intestinal
- Hipertensión.
- Sistema nervioso y muscular.
- Anemia.
- Gota.
- Refuerza el sistema inmunológico, formación de anticuerpos.
- Dientes, huesos.
- Favorece la formación de glóbulos rojos y blancos.
- Problemas cardiovasculares
- Previene cáncer de colón.
- Insuficiencia renal: Contraindicado


Artículos de interés:


El plátano podemos consumirlo durante todo el año.


Existen muchísimas variedades, pero las más consumidas son:


- Pequeña enana (Canarias)
- Gran enana (Canarias)
- Brier “
- Gruesa “
- Lacatan (Caribe, Sudamérica)
- Cambur (Caribe, Sudamérica)
- Zelig (Israel)
- Curraré Rosado
- Dominico
- Poyo (Guadalupe)
- Balayon (Filipinas)
- Gran Naine (Martinica)


Al camprarla, debemos fijarnos que no tengan golpes ni demasiadas manchas marrones, ya que cuando hay muchas quiere decir que está demasiado maduro.


Si compra un poco verde se puede dejar en un lugar fresco y sin luz directa, hasta que maduren.
El plátano se puede congelar, hasta dos meses.


Contrariamente a lo que se cree, no es malo guardarlo en la nevera, solamente que se pone marrón la piel, pero a la fruta no le pasa nada.
Es una fruta exquisita y deliciosa, pero poca gente la come por la cantidad de calorías que tiene.


Por el aporte calórico y vitamínico que tiene, está indicada para los niños, mujeres embarazadas, mamás lactantes, deportistas y personas mayores.


Se hacen postres exquisitos con los plátanos y también algún que otro plato en el que el platano es un componente del mismo. Como es el caso del Arroz a la Cubana, consumido en todos los hogares españoles y muy amado por los niños.




Las recetas sugeridas:
platanosEl plátano, además de rico, fácil de transportar y guardar, es un excelente y accesible alimento, fácil de cultivar, de rápido crecimiento y alto rendimiento. Con solo 10 a 15 meses entre el día en que se planta y la primera cosecha, rinde entre 16 y 48 toneladas por hectárea, por lo que es alimento básico y protagonista político en varias regiones. De la producción mundial, de 72 millones de toneladas, solo entre el 10% y el 15% se exporta.
DE ASIA VíA ÁFRICA
Cuando Alejandro Magno entró a la India, vio plantaciones de plátanos. Originario de Asia, el plátano ya era conocido y cultivado hasta Indonesia. Luego pasó al África y en 1402 llegó a las islas Canarias, entonces portuguesas. De allí el sacerdote portugués Tomás de Berlanga lo llevó al Caribe, de donde pasó al resto de América. El nombre “banano” le vino del norte de África, la palabra árabe “banan” quiere decir “dedo”. En varias regiones de África ya era parte de la dieta popular.
El plátano es una rareza botánica: no es un árbol sino una hierba. Pariente más cercano del césped que de un rosal o un papayo, el plátano tiene un tallo compuesto de hojas (como la hierba). Este falso tronco remata en una roseta de 10 a 20 hojas y puede alcanzar 6 metros. Con hojas de hasta 3,50 m de largo y 65 cm de ancho, puede llegar a los 9 metros de altura.
TUMBA MUROS
Llamado “Musa sapientium”, el plátano pertenece a las musáceas. Su pariente más cercano, el plátano verde, es más largo, no es dulce, tiene hojas ovales y da una gran variedad de alimentos (harina, frituras, etc.) que son comunes a tres continentes.
En ambas variedades el plátano es alimento básico en diversas regiones del mundo y, donde no se da, es la fruta tropical por excelencia. En Alemania, país que importa más plátanos por persona (25 kg al año), tuvo poder político. Cuando cayó el muro, dijeron que lo tumbó la carencia de plátanos en la Alemania comunista.
La Comunidad Europea instauró un protocolo bananero, que periódicamente fue motivo de pleito, porque España, Portugal y Grecia producen plátanos. Pero Centroamérica es donde el plátano pesó más en la política. El peyorativo “república bananera” tiene una base histórica. A fines del siglo XIX el plátano tuvo gran demanda y dio muy buenas utilidades. La United Fruit se convirtió en una potencia política en el Caribe y Centroamérica, donde ponía y quitaba gobiernos, pagaba mal y ganaba dinero a manos llenas. Por décadas símbolo del imperialismo económico, decidió cambiar de nombre y desde 1989 se llama Chiquita, aunque chiquita no es.
DE ISLA Y SEDA
Cultivo rápido y fácil, el plátano es uno de los alimentos naturales más completos. Las decenas de millones de toneladas que se consumen cada año son para muchos pueblos la única fuente de compuestos esenciales. Con alto contenido de caroteno (vitamina A), complejo B, y una larga lista de minerales, al peso, el plátano contiene más vitaminas que la mayoría de las frutas. Escaso en proteínas y casi sin grasas, el plátano es un excelente complemento de alimentos que los contienen.
Hay una gran variedad de plátanos. Nuestro plátano de la isla viene de Filipinas, cosa no comprobada. También tenemos el de seda, el de Guayaquil, el bizcochito, el carioco y varios más. Comemos chifles y plátano frito. Nuestros picarones deben su sabor a la harina de plátano y el Quaker que comía de chico llevaba rodajas de plátano.
HASTA LA HOJA
La hoja de plátano es la envoltura para los tamales y la pachamanca. En varios lugares del Caribe la he visto en techos. El platanero, con sus hojas y cabezas de plátanos verdes, me ha hecho sentir en casa desde Guatemala y Brasil hasta Tenerife y Zambia.
El alto rendimiento es una de las razones de la importancia económica del plátano. Una planta produce entre 50 y 100 frutos por vez. Una cabeza de nueve manos puede pesar de 22 kg a 65 kg. A esto se añade que desde que se planta en 10 a 15 meses da fruto, florece todo el año, y dura varios años. Aun en climas sin lluvia, como nuestra costa, el plátano se cultiva con irrigación.
Cosechado verde, el plátano madura (por calor) fuera del árbol (proceso que se puede acelerar con acetileno). Esto hace posible calcular el tiempo de cosecha para que el fruto madure en el transporte.
Por razones estéticas, y por no conocer de plátanos, los grandes mercados del norte lo consumen amarillo y no lo aceptan cuando ha comenzado a ennegrecer (no saben lo que se pierden). A diferencia de los tomates y tantas otras frutas que en otros climas no saben a nada, he podido comprobar que sabe lo mismo en Alaska, Suecia, Japón y Australia. Pero “mosqueado” sabe mejor.
Es, además, el complemento perfecto para personas con gran actividad física, como niños y deportistas.
"Un árbol frutal extraordinario". Los árabes y los griegos definían con esta halagadora frase al plátano, cuyas propiedades beneficiosas para la salud se conocen desde hace miles de años. En la India recibía el nombre de “la fruta de los sabios”, ya que, según una antigua leyenda, los más insignes pensadores hindúes meditaban bajo su sombra mientras comían de su fruto, símbolo de fecundidad y prosperidad. El plátano no es sólo de una de las frutas más consumidas en el mundo entero, sino también una de las más sanas. Su sabor es dulce y delicioso, es una fruta rica en vitaminas C y B6 y minerales esenciales, y se caracteriza por dotar de sabor a infinidad de platos.

Usos Curativos del Platano
Buenos para curar todo, desde cólicos premenstruales hasta úlceras y nervios alterados... Si quieres levantar tus niveles energéticos de volada, no hay nada mejor que comerte un plátano entre comidas.
Combinados con su fibra, los tres azúcares naturales que contiene
(sucrosa, fructosa y glucosa) son una inyección instantánea y sostenida de energía.
Los investigadores tienen comprobado que tan sólo dos plátanos
proporcionan suficiente energía para 90 minutos de ejercicio duro.
Con razón el plátano es la fruta número uno para los líderes del atletismo mundial!
Pero la energía no es la única forma en que el plátano puede ayudarnos a mantenernos saludables. También nos puede ayudar a sanar o prevenir un número impresionante de enfermedades y condiciones, haciéndose imprescindible en nuestra dieta diaria.
Depresión: Según una encuesta reciente realizada por MIND entre gente que sufría de depresiones, muchos se sintieron mucho mejor después de comerse un plátano. La razón es que los plátanos contienen triptofán, un tipo de proteína que nuestro organismo convierte a serotonina, la cual se sabe que nos relaja, mejora nuestro carácter y en general, nos hace sentirnos más felices.
Anemia: Su alto contenido de hierro hace que los plátanos estimulen la producción de hemoglobina en la sangre, contribuyendo sensiblemente a sanar los casos de anemia.
Presión arterial: Esta fruta tropical es única por su altísimo contenido de potasio contrastando con su bajo contenido de sal, siendo perfecta paracombatir la presión arterial. Tanto así que, ¡la Food and Drug Administration de los Estados Unidos (FDA) acaba de permitir que la industria bananera se anuncie con esta información! Esta fruta tiene la capacidad de reducir el riesgo de infartos y alta presión.
Infartos: Según las investigaciones de la revista The New England Journal of Medicine, ¡comer plátanos como parte de tu dieta normal puede reducir tu riesgo de muerte por infarto hasta en un 40%
Poder mental: En una escuela de Twickenham, en Middlesex, 200 estudiantes recibieron una ayuda insospechada para sus exámenes este año comiendo plátanos en el desayuno, el recreo y la comida, en un esfuerzo por estimular su poder mental. Los investigadores han comprobado que el alto contenido de potasio de esta fruta puede ayudar a los alumnos en sus estudios, haciendo que estén más alertas.
Estreñimiento: Por su alto contenido de fibra, incluir plátanos en la dieta diaria ayuda a restaurar la acción normal de los intestinos,
ayudando a superar el problema sin necesidad de acudir a laxativos.
Crudas: Una forma rapidísima de curar una cruda es con una malteada de plátano endulzada con miel. El plátano calma al estómago, y junto la miel, sube el nivel de azúcar en la sangre -ya en ceros- mientras la leche tranquiliza y rehidrata tu sistema.
Acidez estomacal: Los plátanos tienen un efecto naturalmente antiácido en el organismo, así que si sufres de acidez estomacal, intenta comerte un plátano para sentirte mejor.
Vómitos en la mañana: Cómete un plátano entre comidas para mantener alto tu nivel de azúcar en la sangre y evitar las náuseas por la mañana.
Piquetes de mosco: Antes de buscar desesperadamente la crema contra piquetes de mosco, prueba frotar la zona afectada con la parte interior de una cáscara de plátano.Mucha gente ha obtenido resultados sorprendentes, reduciéndose la hinchazón y la irritación.
Nervios alterados: Los plátanos tienen un altísimo contenido de
vitaminasB. Al investigar a 5,000 pacientes en un hospital, se encontró que los más obesos eran casi siempre individuos sujetos a mucha presión en su trabajo.En el informe se concluía que para evitar ataques de comida inducidos por el pánico, necesitamos controlar nuestro nivel de azúcar en la sangre comiendo alimentos con alto contenido de carbohidratos entre comidas, cada dos horas para mantener el nivel estable.
Úlceras: Por Su textura suave y lubricante, el plátano se usa en la dieta como alimento indicado para los desórdenes intestinales. Es la única fruta cruda que se puede comer sin problemas en casos de úlcera crónicos.
También neutraliza el exceso de acidez y reduce la irritación al cubrir con una capa las paredes del estómago.
Control de la temperatura del cuerpo: Muchas otras culturas ven los plátanos como una fruta refrescante que puede bajar la temperatura física y emocional de las madres embarazadas. En Tailandia, por ejemplo, las mujeres embarazadas comen plátanos para asegurar que su bebé tenga buena temperatura (templada) al nacer.
Tabaquismo: Los plátanos también pueden ayudar a la gente que quiere dejar de fumar. Su alto contenido de vitaminas B6 y B12, potasio y magnesioayuda a que el organismo se recupere de los efectos de quitarle la nicotina.
Verrugas: La gente que sólo usa medicina alternativa jura que si quieres eliminar una verruga, tomes un pedazo de cáscara de plátano y lo coloques sobre ésta con la parte amarilla hacia afuera. Debes mantener la cáscara en su lugar con una cataplasma o cinta de cirujano.
Síndrome Pre-Menstrual: Olvídate de las píldoras - cómete un plátano. La vitamina B6 que contiene regula los niveles de glucosa en la sangre,mejorando sensiblemente tu estado anímico.

LEYENDA SOBRE EL PLATANO:
Hay una leyenda popular que dice que el plátano engorda. ¡Pues, NO! Más engorda el “Quégofre” con unas 1800 Kcal cada 100 gr que el plátano con sus apenas 100 Kcal cada 100 gr. Así que, si la excusa de no comer plátanos es que engordan. Mejor vamos buscando otra.
El plátano es una de esas frutas deliciosas que, entre otros princiales aspectos, destaca generalmente porque cuenta con una importantísima serie de beneficios y propiedades, siendo ideal a cualquier edad.

III.CONCLUSIONES
El plátano constituye una de los alimentos más milagrosos que nos ofrece la naturaleza, riquísimo en nutrientes, especialmente potasio, vitamina B6 y ácido fólico.
Personas a dieta suelen evitar el plátano por el convencimiento de que engorda, pero con sólo 100 calorías es uno de los alimentos con más valor nutricicional. La fécula del plátano es difícil de digerir mientras no esté madura y no se haya transformado en azúcar. Ya maduro, el plátano se convierte en un alimento de fácil digestión con mucha fibra soluble. Es adecuado, por lo tanto, para el tratamiento tanto de estreñimiento como de diarrea, mientras que también ayuda a eliminar el colesterol.
Los plátanos son una de las frutas más consumidas a lo largo del planeta, seguramente se debe a su alto valor nutritivo. El almidón tiene mucha presencia en el plátano. Pero casi más importante es su comportamiento según el estado de madurez de la fruta.

IV.RECOMENDACIONES:
Toda la energía que posee un plátano la almacena en forma de almidón. Y este almidón se va convirtiendo en azúcar a medida que madura. De hecho cuando un plátano está verde puede poseer veinticinco veces más de almidón que de azúcar siendo la relación cuando ha madurado totalmente al contrario. Una parte de almidón por veinte de azúcar. Esto nos ayuda a quedar saciados antes que con cualquier fruta.
Otro punto muy bueno del plátano es su contenido en Potasio. Este componente ayuda a contrarrestar el efecto del sodio por lo que nos ayuda a eliminar los líquidos causantes de esas hinchazones.
Además el plátano es rico en vitaminas A, C y K. Rico en pectinas, lo que le hace ideal para mermeladas, que o hacen más untuoso. Y por último tiene gran cantidad de ácido málico, que le da un toque refrescante al comerlo en crudo.
Otros componente menores son el Cinc, Calcio, Magnesio, Sodio, Selenio, Hierro, etc. Y casi nada de grasas.

V.BIBLIOGRAFIA:
saludpasion.com/los-beneficios-del-platano/ - España
www.vidasanafacil.com/platano-beneficios-y-propiedades
www.supernatural.cl/sitioninos/juegos_beneficios_platano.htm





1 comentario: